Pérdida de Hueso Dental: Técnicas Dentales de Injerto de Hueso » Rocio Mompo
logo Utiliza tu sonrisa para cambiar el mundo. No dejes que el mundo cambie tu sonrisa.
HORARIO
Lunes 9:30 - 13:30 / 15:00 - 19:00
Martes 9:30 - 13:30 / 16:00 - 20:00
Miercoles 11:00 - 19:00 (Ininterrumpido)
Jueves 9:30 - 13:30 / 16:00 - 20:00
Viernes 9:30 - 13:30 / 15:00 - 19:00
Sabado CERRADO
Domingo CERRADO

Abierto de Lunes a Viernes. Consultar horario

+34 960 01 70 33

Reverendo Jose María Pinazo 3 bajo, Valencia

pérdida de hueso dental

Técnicas dentales para pérdida de hueso dental

El trasplante de hueso es un procedimiento para acumular hueso de forma que así se puedan insertar implantes dentales. Sin embargo, antes de llegar a las formas de acabar con la pérdida de hueso dental, deberemos saber qué o cuál es la causa.

Pérdida de hueso dental: causas

La pérdida de hueso dental es una consecuencia común de la pérdida de dientes y la periodontitis crónica.

En la periodontitis, las bacterias van comiendo gradualmente el hueso de la mandíbula subyacente y los ligamentos periodontales que conectan el diente con el hueso.

La causa más común de la pérdida de hueso dental es la pérdida de dientes que no han sido reemplazados, especialmente los dientes múltiples.

La mandíbula se conserva por la presión y el estímulo de la masticación. Cuando se extrae a través de la pérdida de dientes, el hueso es reabsorbido en el cuerpo.

En el primer año después de la extracción de un diente, el 25% del hueso se pierde y esta pérdida de hueso dental continúa.

Pérdida de hueso dental: soluciones

Las técnicas de injertos óseos están diseñadas para reconstruir la estructura ósea con un mínimo de intervención quirúrgica y una comodidad óptima para el paciente. No obstante, dependiendo del estado, los injertos pueden ser:

Injertos óseos grandes

Los injertos óseos de mayor tamaño se suelen realizar cuando los pacientes tienen grandes defectos en la mandíbula que deben ser reparados. Los grandes defectos se reparan con el propio hueso del paciente tomado de otras partes del cuerpo del mismo.

Los sitios más comunes son el cráneo, la cadera y la rodilla. Los defectos que requieren un extenso injerto de hueso incluyen lesiones traumáticas, cirugía de tumores o defectos de nacimiento. Los injertos óseos de mayor tamaño se suelen realizar en el quirófano de un hospital y requieren hospitalización.

Injertos óseos menores

Un injerto óseo más pequeño se suele realizar cuando el paciente no tiene suficiente estructura ósea para soportar y estabilizar un implante. La postura de la cámara mandibular, los procedimientos de elevación del seno maxilar y los injertos de hueso onlay son algunas de las técnicas de los injertos óseos menores.

Razones para el injerto de hueso

Hay una variedad de razones por las que el injerto de hueso puede ser la mejor opción para restaurar la mandíbula y corregir esa pérdida de hueso dental.

Implantes dentales con pérdida de hueso

Los implantes son el método de reemplazo preferido para los dientes perdidos porque pueden restaurar la plena función de la boca.

Sin embargo, los implantes deben estar firmemente anclados en el hueso de la mandíbula para ser eficaces. Si el hueso de la mandíbula no tiene la calidad o cantidad requerida, el injerto de hueso puede fortalecer y engrosar el sitio del implante.

Sin duda la pérdida de hueso en implantes dentales podría ser la solución más idónea para la mayoría de nosotros que podamos estar en esa situación. Sin embargo, hay que tener en cuenta los cuidados que necesita un implante dental, los cuales siempre podremos volver a consultar con el dentista.

Elevación del seno maxilar

La elevación del seno es un procedimiento que levanta la membrana del seno y trasplanta el hueso al suelo del seno para permitir que los implantes se coloquen de forma segura.

Aumento de la cresta alveolar

Las crestas óseas pueden ser el resultado de un trauma, una lesión, defectos de nacimiento o una enfermedad periodontal grave.

El injerto óseo se utiliza para rellenar la cresta alveolar y dar a la mandíbula una forma uniforme.

Reducción del nervio

Si el nervio alveolar intercostal debe ser reubicado para permitir la colocación del implante, puede ser necesario un procedimiento de injerto óseo. El nervio alveolar inferior permite sentir y palpar la parte inferior del mentón y el labio.

Materiales para injertos óseos

Aunque los trasplantes autólogos tomados de otra parte del cuerpo del paciente se consideraron durante mucho tiempo el “patrón oro”, han perdido el favor de muchos clínicos debido a la naturaleza invasiva de este procedimiento.

En su lugar se han encontrado los siguientes materiales:

  • El compuesto mineral de colágeno. Se trata de un material de injerto que se convierte en una masilla moldeable cuando se humedece.
  • El mineral de fosfato de calcio. Este se combina con un colágeno de tipo 1 derivado del tendón de Aquiles, el cual tiene una estructura de carbonato-apatito similar a la del hueso natural.
  • Como opciones adicionales tenemos: los materiales aloplásticos (sintéticos) estándar y el xenoinjerto (de otra especie).

Aunque tengamos esas opciones adicionales, el uso de la mezcla de aloinjerto corticoesponjoso y el compuesto mineral-colágeno han resultado ser las mejores, porque su idoneidad para una variedad de procedimientos de regeneración ósea es ideal para la carga del implante.

Localización e indicaciones de los injertos óseos en el tratamiento para pérdida de hueso dental

Los injertos óseos se colocan en diferentes lugares para diferentes indicaciones:

  • En las cavidades alveolares después de la extracción.
  • Para rellenar un defecto óseo local debido a un trauma o una infección.
  • Rellenar un defecto del periimplante debido a la periimplantitis.
  • Para el aumento vertical de la mandíbula inferior y superior.
  • Para el aumento horizontal de la mandíbula inferior y superior.

Después de la extracción de un diente, se espera que se pierda entre el 40 y el 60% de la altura y el ancho originales del hueso alveolar circundante, además de producirse la mayor pérdida de hueso dental en los dos primeros años.

Con esta pérdida de hueso dental, las condiciones para la correcta alineación axial del implante son menos favorables para la función y la estética.

Para minimizar la atrofia alveolar después de la extracción, se han desarrollado procedimientos de curación conocidos como “preservación alveolar” o “retención alveolar”. En estos procedimientos, el alvéolo se rellena con hueso o material de reemplazo óseo, con o sin membrana.

Si has perdido hueso maxilar o te falta alguna pieza dental, no lo dejes pasar y busca una solución.

En nuestra clínica dental podrás pedir tu primera visita y revisión gratis y nuestro equipo de periodoncistas e implantólogos te realizarán un estudio completo. Como tu dentista en Valencia, te recomendaremos un tratamiento para solventar el problema de forma rápida y eficaz.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.