¿Qué es la gingivitis y cuál es su tratamiento?

La gingivitis es una de las enfermedades de las encías más comunes que puede causar problemas de salud bucales muy graves. 

Aunque no siempre se le da la importancia que merece, la gingivitis produce desde mal aliento hasta la pérdida de algún diente en los casos más graves donde ya pasa a ser una enfermedad periodontal. 

Pese a su posible gravedad, la gingivitis es una afección que se puede tratar de forma sencilla. Además, las medidas para prevenirla también son fáciles de seguir.

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es una inflamación que se produce de forma superficial en la encía, sin que afecte el soporte óseo. 

Se caracteriza porque la persona que la sufre presenta inflamación, sangrado con el cepillado o de forma espontánea y cambio de color de la encía, que tiende a presentar un color rojo intenso. 

Estos cambios se producen debido al aumento de la vascularización en la zona, aunque no siempre se presentan en todos los pacientes. Cuando la gingivitis no se trata a tiempo, puede desencadenar en una periodontitis, que es una infección grave que hace que los dientes se aflojen.

¿Qué síntomas presenta la gingivitis?

Este tipo de enfermedades periodontales no tienen asociados síntomas bien definidos. Al no causar un dolor o un malestar de gran intensidad, muchas personas llegan a desarrollar la enfermedad sin ser conscientes de ella. 

Aunque no todas las señales de alerta son comunes en todos los pacientes, el síntoma que se presenta con mayor frecuencia en la gingivitis es el sangrado de las encías.

De forma genérica, conviene señalar algunos síntomas de la gingivitis que deben ser tenidos en cuenta cuando ocurren:

  • La encía está enrojecida y presenta sangrado e inflamación.
  • Puede haber pus en las encías.
  • Mal sabor de boca y mal aliento.
  • Movilidad en las piezas dentales.
  • Se producen espacios entre los dientes.
  • Hipersensibilidad al frío.

¿Por qué se produce la gingivitis?

La principal causa por la que se produce la gingivitis es por la acumulación de placa en los dientes. Esta placa está compuesta por restos de alimentos, mucosidad y bacterias que se van acumulando en los dientes. 

De no producirse la retirada de placa, esta se convierte en sarro, se endurece y se queda en la base de los dientes. Es por ello que las bacterias y toxinas que hay en la placa son las que producen la inflamación de las encías.

Por lo tanto, siempre que se acumule placa se va a producir la gingivitis. Cuando las encías sangran al cepillarse los dientes, y además están muy brillantes y rojas, es señal de que las bacterias ya han infectado la zona.

Prevención de la gingivitis

La gingivitis se puede prevenir de una forma muy sencilla. Solo hace falta una correcta combinación de una higiene dental adecuada junto a tratamientos para eliminar las bacterias que se encuentran en la boca. Estas dos medidas son fundamentales para prevenir la gingivitis y evitan su avance una vez que aparece.

La higiene dental diaria consiste en cepillarse los dientes adecuadamente después de cada comida. Conviene, además, hacer uso de la seda o hilo dental para eliminar los restos de comida que quedan entre los dientes. 

Además, es importante realizar visitas periódicas al odontólogo para llevar a cabo las revisiones y limpiezas necesarias para disfrutar de una correcta salud bucal.

Tratamiento de la gingivitis

El tratamiento para la gingivitis consiste en la eliminación de la placa dental y el sarro. Este tratamiento, que es conocido como profilaxis profesional o limpieza bucal, es un procedimiento realizado por odontólogos. 

Además, una medida de apoyo para el tratamiento de la gingivitis es saber cómo se debe realizar el correcto cepillado de los dientes y encías para mantenerlos limpios. De esta forma se elimina y se previene la aparición de la gingivitis.

El tratamiento de la gingivitis, como el de toda enfermedad periodontal, tiene los siguientes objetivos:

  • Eliminar o reducir las bacterias que producen la gingivitis.
  • Educar al paciente para suprimir, disminuir o modificar los factores que favorecen que se produzca la gingivitis. Entre estos factores se encuentran el tabaco, algunas malposiciones dentarias o alteraciones hormonales.
  • Crear las condiciones y hábitos adecuados para controlar la gingivitis a corto, medio y largo plazo, previniendo su aparición.

Factores de riesgo

El riesgo de aparición de la gingivitis y otras enfermedades periodentales aumentan con la edad, en combinación con otros factores de riesgo, como pueden ser, por ejemplo:

  • Tabaquismo.
  • Estrés.
  • Cambios hormonales, especialmente en las mujeres.
  • La presencia de enfermedades sistémicas, como por ejemplo una diabetes mal controlada o el sobrepeso y la obesidad.

¿A quién afecta la gingivitis?

Según las estimaciones, por lo menos ocho de cada diez personas mayores de 35 años pueden sufrir alguna patología inherente a las encías. Entre ellas, la gingivitis es la más frecuente. 

Específicamente, existen dos grupos que son más propensos a sufrir de este trastorno:

  • Niños: Es muy común la gingivitis en los niños, aunque casi nunca llega a ser grave.
  • Mujeres: Los cambios hormonales que se presentan a lo largo de su vida, como los causados por la menstruación y el embarazo, inciden en la aparición de la gingivitis.

Consecuencias de no tratarse la gingivitis

En el caso de que no se trate la gingivitis, puede evolucionar y producir una periodontitis. Esto puede hacer que se produzca una pérdida de dientes, lo que acarrea una serie de problemas más allá del mero aspecto estético.

Consecuencias como problemas en la masticación, el habla y la autoestima son un caldo de cultivo generado por una gingivitis sin control que ha llegado a afectar a la calidad de vida.

La gingivitis también puede afectar a otras partes del cuerpo, además de la boca. 

Las bacterias que se encuentran en las encías pueden, en ocasiones, llegar a la sangre. Una vez allí producen una inflamación sistémica, que promueve, por ejemplo, que se formen trombos en las arterias. 

Esto quiere decir que las infecciones de las encías, como la gingivitis, son un factor de riesgo para que se presenten enfermedades cardiovasculares.

Además, la mala salud de las encías causada por la gingivitis puede provocar también que se controle mal la glucemia en casos de diabetes. También existe el riesgo de que se adelante el parto en casos de embarazo y, de igual manera, aumenta el riesgo de aparición de enfermedades respiratorias o el agravamiento de las mismas. 

Peligros como el aumento de posibilidades de sufrir patologías agravadas como el infarto de miocardio o cerebral pueden parecer exageraciones, pero son realidades cuyo origen radica en una gingivitis no tratada.

El cuidado de la salud bucal

En la Clínica Dental Rocío Mompó te ofrecemos un asesoramiento personalizado sobre los cuidados que tu boca necesita y las respuestas a todas tus preguntas sobre qué es la gingivitis y qué consecuencias puede tener para tu salud.

periodoncia
Síguenos...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter